La creatina es uno de los suplementos más conocidos en el mundo del fitness, ya sea por parte de los que entrenamos como los que se mantienen al margen, ya que es un excelente suplemento para mejorar de forma notable la recuperación muscular después de entrenos de gran intensidad.

En primer lugar, es necesario distinguir los diferentes tipos de creatina que existen hoy en día, ya que el mercado ha ido evolucionando y mejorando la creatina con el paso de los años.

Por un lado tenemos la creatina monohidrato, que es la primera creatina que ha existido y es la que consideramos la "más pura" ya que a partir de este compuesto se ha ido mejorando y creando diferentes tipos de creatina que más adelante hablaremos. También es necesario destacar que este tipo de creatina no posee ningún compuesto adicional ni nada por el estilo.


Por otro lado, tenemos la creatina micronizada, que muchos la confunden, y no es más que creatina monohidrato, pero las partículas son mucho más pequeñas (hasta 20 veces más), y este tipo de creatina es más fácil de mezclar con líquidos y más efectiva y de rápida absorción que la anterior.

También existen otras fórmulas como la Creatina ethyl ester, que es un tipo de creatina que no provoca la retención de líquidos como las creatinas de los casos anteriores, y además, la absorción es muchísimo mejor que las anteriores, ya que estudios desmuestran que posee una absorción 200% sobre la creatina monohidratada. Asimismo, la creatina líquida (suero de creatina), es el tipo de creatina que se presenta en estado líquido, y que con solo unas gotas de suero de creatina se consiguen las mismas cantidades y beneficios que las anteriores.

Y por último, en los últimos años el mercado ha evolucionado de tal forma que nos trae fórmulas especiales de creatina que contienen ingredientes adicionales. Entre esos ingredientes, se encuentra la glutamina, óxido nítrico, y demás mezclas las cuales potencian de forma notable la acción de la creatina.